Como en casa, pero mejor. Don G ofrece a sus clientes la auténtica personalización de la comida. Bocadillos, sándwiches y hamburguesas, entre otros, que se pueden customizar con más de 20 ingredientes diferentes. El sector de la restauración ha evolucionado mucho en las últimas décadas, adaptándose a los diferentes estilos de vida así como al ritmo de vida urbano y nuevos momentos de consumo que hacen que nos tengamos que adecuar a las necesidades específicas de cada persona.

Las tendencias gastronómicas apuntan a una mayor conciencia sobre la salud y el medio ambiente dirigidos siempre a la búsqueda de placer y entretenimiento. Durante los últimos años se ha experimentado una evolución en el concepto de “el consumidor”, ya que las nuevas herramientas de marketing nos permiten conocer en mayor profundidad al usuario e interactuar con él en base a sus gustos y necesidades, con una oferta mucho más personalizada y real.

Por este motivo en Don G, llevamos la personalización del producto a lo más alto y hemos querido ofrecer un carta diferente para que el usuario se pueda convertir en el propio protagonista de su plato “haciéndolo a su gusto”. Permitir a cada usuario crear sus propios productos supone una aproximación emocional hacia él, completando así el customer journey.

Esta visión ha ido afianzando la tendencia hacia la customización de los productos, muy de moda ahora en cualquier sector. En este campo han surgido numerosas tendencias como EgoFood relacionada con la “personificación” o customización en los productos de gran consumo, que son expresión de los deseos, valores, aspiraciones o situaciones personales de cada uno. Con EgoFood se busca alcanzar la conexión entre el consumidor y aquella parte del producto que encaja con su personalidad y con lo que se siente realmente identificado. ¿Vienes a Don G?