A la hora de invertir nuestro dinero a todos nos gusta hacerlo con las máximas garantías posibles. El retorno de la inversión es una de las cuestiones más valoradas a la hora de decidir si invertimos en un negocio u otro. Pero, ¿por qué está en auge el sector de las franquicias?

Principalmente, la gente invierte en franquicias para disminuir los riesgos. No es lo mismo montar un negocio familiar y tener que invertir mucho dinero en publicidad, que montar una franquicia que ya tiene presencia a nivel internacional y los clientes te llegan por inercia.

El peso de las franquicias es tan fuerte que la aparición o ausencia de un determinado grupo de ellas puede hacer que un centro comercial o un barrio tenga éxito o sea un fracaso.

Otro de los factores que hacen que las franquicias sean un modelo de negocio muy apetecible es su sistema de compras. La franquicia aprovecha su experiencia para establecer un sistema de compra de ingredientes, mejorar los precios a los proveedores, reducir el coste de la logística y analizar paso a paso desde la comida, el inventario general, uniformes, mobiliario y todos los aspectos del restaurante.

Para un inversor sin mucha experiencia montar una franquicia es la mejor decisión, ya que podrá aprovecharse de la asistencia de la matriz y de organizar el funcionamiento del negocio bajo unas pautas sencillas y muy bien estructuradas.

¿Sabías que a los franquiciados se les asesora en temas como la decoración, el turno de los trabajadores o incluso a elegir el local correcto?

Tenemos que darnos cuenta de que a la marca lo que más le interesa es que sus franquiciados tengan éxito para que más gente quiera invertir dinero y expandirse a nivel global.

La asistencia en marketing, programas de capacitación o el soporte continuo son sólo otros de los beneficios de montar una franquicia de una marca consolidada en el mercado y con éxito internacional.